Blog> Cómo hacer tus espacios diferentes con aplique de pared

Cómo hacer tus espacios diferentes con aplique de pared

09 OCTUBRE 2016

Decorar utilizando algún tipo de aplique de pared está de moda y, mucho más allá de una cuestión de tendencia, es una magnífica idea que ofrece infinitas posibilidades de iluminación. Además, los apliques cuentan con una enorme ventaja: se pueden instalar en cualquier estancia de la vivienda, desde un cuarto de baño a un pasillo o incluso un patio exterior.

Este tipo de accesorios de iluminación permiten, además, dirigir la luz a un punto determinado que nos interese, desde un elemento decorativo en una pared a una zona de estudio o trabajo. También contribuyen a crear calidez y a reforzar la iluminación en rincones especialmente críticos, como una zona de paso.

Usos específicos de los apliques de pared

En cada estancia de la vivienda estos elementos pueden tener una función diferente. Veamos algunas de ellas:

  • Habitaciones: un aplique de pared dormitorio puede ser esencial, por ejemplo, para tener una luz adecuada si nos gusta leer en la cama, para dar más luz al armario o para crear un ambiente cómodo.
  • Cuarto de baño: en este caso los apliques ayudan a ofrecer más luz en un lugar en el que es muy necesaria, como es el espejo.
  • Cocina: en esta estancia los apliques pueden servir para iluminar, por ejemplo, la zona de comedor o la encimera, en la que se necesita buena luz para poder trabajar.
  • Salón o cuarto de estar: ya señalábamos que los apliques son perfectos para zonas de lectura, pero también para destacar algún elemento decorativo o para iluminar algún rincón, sobre todo si es oscuro.
  • Pasillos: es este caso los apliques contribuyen a dar mayor luminosidad a una zona de paso, pero también pueden ayudar, si se colocan adecuadamente, a dar una mayor sensación de amplitud.
  • Patio y jardín: un aplique de pared exterior es el mejor elemento para iluminar zonas perimetrales y dar mayor seguridad al recinto. Pero también lo son para iluminar ese rincón en el que se descansa y se come. En estos casos, un aplique de pared rústico puede quedar perfecto.

Modelos de apliques de pared

Suelen ser elementos sencillos, pero hay infinidad de modelos de apliques. Los hay para diferentes tamaños y formas, evidentemente, pero también los hay con brazos articulados para poder dirigir mejor la luz, o de pinza, para poder instalarlo en cualquier lugar. Los hay perfectos para poner sobre el cabecero de la cama o extensibles, para llegar a casi cualquier rincón.

Un aplique de pared, por lo tanto, es mucho más que un simple elemento de iluminación, es un elemento que ayuda a diferenciar espacios, a aportar una luz extra allí donde se necesita y a destacar rincones u objetos a los que queremos dar mayor visibilidad.