Blog> La iluminación LED permite mejorar los ambientes interiores y exteriores

La iluminación LED permite mejorar los ambientes interiores y exteriores

15 MARZO 2017

El LED es un diodo semiconductor que genera luz al activarse por acción de una corriente eléctrica. La iluminación LED aumenta en popularidad cada día por múltiples razones. Se utiliza en numerosos aparatos electrodomésticos, linternas, juguetes, lámparas de emergencia, etc. Prácticamente existe una aplicación para cada necesidad.

Al contrario que las bombillas convencionales, esta tecnología permite que la emisión lumínica mantenga una potencia constante durante un periodo de tiempo prolongado; es decir, su alcance no se degrada progresivamente con el paso del tiempo.

Su uso se ha extendido a todas partes y no solo con la finalidad de iluminar, también para mejorar la estética, ya que crean ambientes acogedores y hermosas decoraciones dentro y fuera del hogar.

Algunos beneficios de la iluminación LED

  • Posee una fuente que emite luz en una trayectoria definida o direccional, de modo que no produce contaminación lumínica.
  • Generan luz, no calor, por lo que no queman al tocarlas. Por esta misma razón se asocian con el ahorro de energía. La factura del consumo eléctrico será considerablemente menor.
  • Se podría decir que son ecológicas. Su fabricación no incluye tungsteno ni mercurio, haciéndolas seguras durante el tiempo de vida útil y al desecharlas al final de la misma. Adicionalmente, dejan una huella de carbono mínima.
  • Reproducen los tonos cromáticos con gran fidelidad.
  • La luminosidad emitida se capta mejor, no solo por el ojo humano, sino también por las cámaras de vigilancia. Por eso, su uso en aparcamientos disminuye los costes en equipos de iluminación necesarios, contribuyendo a la seguridad.
  • Las carreteras resultan más cómodas para la conducción nocturna porque las luminarias viales aportan un mayor flujo luminoso que las lámparas fluorescentes.
  • Duran alrededor de 45000 horas. Al no tener que ser reemplazadas periódicamente, proporcionan un gran ahorro en lo que a mantenimiento vial se refiere.

Iluminación LED para el exterior del hogar

Se pueden usar con confianza en ambientes exteriores porque son eficientes a bajas temperaturas. Al mismo tiempo, estas bombillas toleran temperaturas elevadas y mayor humedad, no afectándolas la lluvia ni las vibraciones.

Su direccionalidad garantiza un mejor servicio que el que prestan los reflectores, al poder enfocar exactamente el espacio deseado. No fallan ni parpadean, tampoco presentan variaciones de intensidad.

Además, tienen la opción de luz fría o cálida según el ambiente en que se utilicen. El blanco frío (5800 K) es apropiado en áreas que exijan máxima claridad, como depósitos, aparcamientos y negocios. El blanco cálido (3000 K) creará una atmosfera acogedora en dormitorios, salones y áreas de estudio. Y finalmente, el blanco puro (4500 K) es ideal para baños, cocinas y zonas de trabajo.

Después de todo lo expuesto, solo podemos concluir que la iluminación LED llegó para quedarse. Independientemente de las necesidades deba cubrir o el área donde se instale, siempre prestará un servicio más eficiente, económico y seguro que el de las bombillas convencionales.