Blog> Lámparas LED dicroicas revolucionan la iluminación del hogar

Lámparas LED dicroicas revolucionan la iluminación del hogar

03 ABRIL 2017

Sin duda, nuestros más primitivos antepasados estarían impresionados por cómo hemos dominado el fuego. Pero al ver, por ejemplo, unas lámparas LED dicroicas iluminando la cocina, pensarían que es cosa de magia, que hemos atrapado y dominado el relámpago mismo en contra de la fría y amenazadora oscuridad nocturna. ¿Y acaso no ha sido ese el logro?

Evolución de la iluminación hasta las lámparas LED dicroicas

La manera de iluminar ha cambiado mucho a lo largo de los tiempos. Donde antes solo se podían permitir tener una fogata, que no terminaba de alumbrar todos los rincones, actualmente podemos tener bombillas dicroicas halógenas con un amplio grado de apertura.

Donde tenían que usar velas, o simplemente estar de día al aire libre para poder leer un libro tranquilamente, ahora podemos usar una cómoda lámpara pie moderna sin temer que accidentalmente queme algo.

Sin ir más lejos, seguramente nuestros abuelos estarían maravillados de que podamos tocar unas bombillas dicroicas led de 7w que lleven horas funcionando, sin protección y sin quemarnos. Justo al contrario de lo que ocurre con los antiguos halógenos, en los que del flujo eléctrico circulante solo el 20% se convierte en luz, el resto se transforma en calor.

Ventajas de las bombillas dicroicas halógenas en el hogar

La razón por la que son tan prácticas se debe a estos aspectos:

  • Encienden muy rápidamente, sin necesidad de calentamiento previo como los antiguos modelos.
  • Su reducido tamaño las hace consumir mucha menos energía, incluso aunque se empleen varias simultáneamente.
  • La eficiencia con que transforman la energía eléctrica en lumínica permite que no se calienten demasiado.
  • La factura por consumo eléctrico desciende drásticamente, ya que utilizan hasta un ochenta por ciento menos de energía.
  • Los diseñadores profesionales y aquellos con dotes artísticas aprecian que la luz blanca no altera los colores de paredes, muebles y decoración. Se puede elegir entre una tonalidad fría, adecuada para ambientes de trabajo o un amarillo cálido parecido a los rayos del sol.

Por último, pero no menos importante, una vez que hayas adquirido unas cuantas lámparas, bien sean tipo pie, de mesa, techo o empotradas, con bombillas dicroicas, no tendrás que preocuparte contiuamente por conseguir bombillas nuevas. Los factores ya mencionados se combinan para garantizar un largo periodo de vida útil. En base a ello, se puede afirmar que el LED supone un ahorro sustancial.

Thomas Edison, el inventor del sistema eléctrico dijo en alguna ocasión: “Vamos a hacer la electricidad tan barata que solo los ricos quemarán velas”. Hoy en día, conociendo las lámparas LED dicroicas, podemos sonreír y dedicarle un pensamiento de reconocimiento a su visión de futuro, porque sin lugar a dudas ese objetivo ha sido alcanzado, y con creces.